De comer saludable poco conocemos los colombianos. Así lo confirmó la más reciente encuesta Nacional de la Situación Nutricional en Colombia, Ensin. Un desequilibrio entre lo que se consume y el gasto energético de cada persona es la causa de esos kilos de más en la población.

"El alimento no es el que hace al paciente obeso sino el exceso del alimento. Lo importante es tener una dieta variada y balanceada. Se puede comer de todos los grupos de alimentos pero en cantidades moderadas", señaló Lina Marcela López Gómez , jefe del departamento de nutrición clínica del Hospital Pablo Tobón Uribe.

 

La poca actividad física y el excesivo tiempo dedicado por la población joven a la televisión y los juegos de video, también prenden las alarmas en materia de obesidad.

Según Ensin, el 62 por ciento de los niños y adolescentes ve televisión o acude a los video juegos entre dos y cuatro horas diarias. Y solo uno de cada dos colombianos cumple con las recomendaciones mínimas de ejercicio: 150 minutos de actividad física en el tiempo libre.

Según la OMS, Organización Mundial de la Salud, la existencia de comidas poco saludables e inactividad aumenta con el tiempo los riesgos para la salud y contribuye a que surjan enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes y otros problemas.

 

Hábitos de vida saludables

Formarlos desde la niñez depende en buena parte de las costumbres desarrolladas en el hogar, en ese sentido el ejemplo es la base de una acertada nutrición: comer en familia, optar por menús caseros, definir horarios de comidas, evitar distracciones mientras se come y garantizar un ambiente agradable, son entre otras algunas de las recomendaciones de la nutricionista Magnolia Escobar.

La práctica de la lactancia materna es otra forma de prevenir la obesidad desde la niñez. "Debe ser exclusiva hasta los seis meses y con alimentación complementaria durante los dos primeros años de vida", señaló Escobar.

Mantener una buena nutrición hace que las personas se sientan mejor. Al estar saludable los diferentes órganos y tejidos van a verse mejor, por ejemplo el color y textura de la piel, dientes y demás estructuras corporales van a verse más sanas.

"Una buena nutrición mejora el estado emocional, el paciente va a sentirse más tranquilo, va a pensar más claro y logrará un mejor rendimiento escolar o laboral. Es necesario tener hábitos de vida saludables para lograr estos beneficios, así que no sólo depende de la cantidad y calidad de lo que se consume, sino también de la actividad física que se realiza y la hidratación que se tiene", manifestó Claudia Angarita, directora del Centro Colombiano de Nutrición Integral.

¡Cuidado con el alcohol!

El alto consumo social de licor es otro factor de riesgo para la obesidad, su creciente aumento en los jóvenes es también motivo de preocupación entre las autoridades. Ponga atención a de calorías que aportan las bebidas.